¿Qué es el VIH y el SIDA?

Qué es el VIH y el SIDA

El VIH es el virus que causa el sida y se le denomina virus de Inmunodeficiencia Humana y el sida es la etapa más avanzada de la infección por VIH, significa Síndrome que hace referencia a un conjunto de signos y síntomas que caracterizan una enfermedad.

Inmunodeficiencia que quiere decir que la enfermedad se caracteriza por causar debilitamiento del sistema inmunológico que nos defiende de las enfermedades y Adquirida que significa que la enfermedad no es hereditaria y se contrae, por lo tanto una persona en fase de sida se caracteriza porque su sistema de defensas está debilitado y propenso a desarrollar enfermedades que en condiciones normales no se desarrollarían.

Formas de transmisión

La propagación del VIH de una persona a otra se llama transmisión del virus.

El VIH se propaga por medio de contacto con ciertos líquidos corporales de una persona que tiene el VIH.

Esos líquidos incluyen:

  • Sangre
  • Semen
  • Líquido preseminal (preeyaculatorio)
  • Secreciones vaginales
  • Secreciones rectales
  • Leche materna

El virus del VIH no se transmite por:

  • El aire
  • El agua
  • La saliva
  • El sudor
  • Las lágrimas
  • Los besos con la boca cerrada
  • Los insectos
  • Las mascotas
  • Compartir el sanitario
  • Los alimentos
  • Las bebidas

Solamente se puede contraer o transmitir el VIH a través de determinadas actividades, existen solo 3 mecanismos de transmisión del VIH y son:

  • Perinatal o de una madre infectada a su hijo, donde la infección se da en diferentes momentos: durante el embarazo, al momento del parto o la lactancia.
  • Sanguínea, por compartir jeringas sin esterilizar, trasfusiones de sangre y hemoderivados.
  • Sexual, por tener actividad sexual anal o vaginal con una persona que tiene el VIH con intercambio de fluidos infectantes sin uso de condón.

Etapas de la infección por VIH

Sin tratamiento con medicamentos contra el VIH, la infección por el VIH evoluciona en fases y empeora con el transcurso del tiempo. Las tres fases de infección por el VIH son:

 

1) Infección aguda: La infección aguda por el VIH es la etapa más temprana de infección por ese virus y, por lo general, se manifiesta en un lapso de 2 a 4 semanas después de que la persona ha contraído esa infección. Durante esta fase, algunas personas tienen síntomas similares a los de la influenza (gripe), como fiebre, dolor de cabeza y erupción cutánea. En esta fase, el VIH se reproduce rápidamente y se propaga por todo el cuerpo. El virus ataca y destruye una clase de glóbulos blancos (células CD4 o linfocitos CD4) del sistema inmunitario que luchan contra la infección. Durante la fase de infección aguda por el VIH, la concentración de ese virus en la sangre es muy alta, lo cual aumenta considerablemente su riesgo de transmisión.

 

2) Infección crónica: La segunda fase es la infección crónica por el VIH (también llamada infección asintomática por el VIH o fase de latencia clínica.) Durante esta fase de la enfermedad, el VIH sigue reproduciéndose en el cuerpo pero en concentraciones muy bajas. Aunque personas con infección crónica por el VIH no tienen ningún síntoma relacionado con la misma, pueden propagar el virus a otras. Sin tratamiento con medicamentos contra el VIH, la infección crónica suele evolucionar a SIDA en 10 años o más, aunque ese período puede ser menos en algunas personas.

 

3) Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA): El SIDA es la fase final y más grave de la infección por el VIH. Puesto que el virus ha destruido el sistema inmunitario, el cuerpo no puede luchar contra las infecciones oportunistas y el cáncer. (Las infecciones oportunistas son infecciones y tipos de cáncer relacionados con infecciones que se presentan con más frecuencia o son más graves en las personas con inmunodeficiencia que en las personas con un sistema inmunitario sano.) A las personas con el VIH se les diagnostica SIDA si tienen un recuento de linfocitos (células) CD4 de menos de 200/mm3, o si presentan ciertas infecciones oportunistas. Sin tratamiento, por lo general, las personas con SIDA sobreviven unos 3 años.

¿Existe cura para el VIH?

No existe cura para esta infección, pero los medicamentos contra el VIH (llamados antirretrovirales o ARV) pueden evitar que evolucione al SIDA. Esos medicamentos ayudan a las personas portadoras del virus a vivir una vida más larga y sana; además, reducen el riesgo de transmisión del virus pero no la curan.

Detección de VIH

La única forma de saber con seguridad si tiene el VIH es hacerse la prueba. Es importante que las personas se hagan la prueba del VIH al menos una vez, como parte de su atención médica de rutina.
Se recomienda realizarse la prueba de detección si:

  • Es hombre y ha tenido relaciones sexuales con otros hombres.
  • Ha tenido relaciones sexuales —anales o vaginales— con una persona VIH positiva.
  • Ha tenido más de una pareja sexual desde que se hizo su última prueba del VIH.
  • Se ha inyectado drogas o compartido las agujas.
  • Ha recibido un diagnóstico o buscó tratamiento por otra enfermedad de transmisión sexual.
  • Le han diagnosticado hepatitis o tuberculosis, o ha recibido tratamiento para esas enfermedades.

page12image2048

Estas pruebas permiten detectar la infección por el VIH pero no pueden determinar por cuánto tiempo la ha tenido la persona o si tiene SIDA.

Las pruebas del VIH se pueden hacer en:

  • Sangre
  • Secreciones bucales (saliva)
  • Orina

Pruebas de VIH

1)De tamizaje o presuntivas: Prueba ELISA y pruebas rápidas.

2)Confirmatorias: Western blot.

3)Se recomienda realizar primero una prueba ELISA o una prueba rápida, en caso de salir positiva esta, realizar una segunda prueba y en caso de salir está también positiva, se recomienda realizar una prueba Western blot para confirmar el resultado.

4) Se recomienda tomar consejería pre y post la realización de las pruebas para tener un acompañamiento emocional y médico.

5) En caso de contar con un resultado positivo se recomienda inicializar inmediatamente atención médica, tratamiento antirretroviral y acompañamiento psicoemocional.

¿Cuál es el tratamiento de la infección por VIH?

El tratamiento antirretroviral (TAR) consiste en usar medicamentos para tratar la infección por el VIH. Las personas que reciben el TAR toman a diario una combinación de medicamentos estos últimos suelen llamarse antirretrovirales o ARV.

El TAR evita la multiplicación del VIH y reduce la concentración del VIH en el cuerpo. Una menor concentración del VIH en el cuerpo protege el sistema inmunitario y evita que la infección por el VIH evolucione a SIDA.

El TAR no cura la infección por el VIH, pero puede ayudar a las personas que viven con VIH a tener una vida más larga y sana. También disminuye el riesgo de transmisión del VIH.

Recomendaciones para evitar la transmisión:

Para reducir su riesgo de infección por el VIH, se recomienda el uso de condones en forma correcta y constante durante las relaciones sexuales, también, se recomienda limitar el número de sus parejas sexuales y nunca compartir equipo de inyección de drogas.